Potaje de Judias con Pavo

Potaje de Judias con Pavo

Anuncios

Sopa de Tomate con Aguacate y Queso

Sopa de Tomate con Aguacate y Queso

Fricase de Pollo

Yo, personalmente, no soy una persona madrugadora, pero ayer tuve un día tan ocupado que no me dio tiempo a cocinar en la noche, así que no me quedaba otra forma que levantarme bien tempranito para que mi esposo se llevara algo rico de almorzar al trabajo. Ya hace días vengo haciendo pescado, ensalada de pescado, filete de pescado, risotto de pescado…, nada, que si le volvía a decir a mi esposo que dentro de la lonchera llevaba pescado, estoy segura que iba a saltar para atrás, ;).

Fue entonces cuando pensé que no estaría nada mal hacer un “Fricase de Pollo”, solo que nunca lo había cocinado antes y tuve que abrir aquel panfleto de recetas que mi mama me hizo escribir a mano días antes de venir a vivir a este país. Recuerdo sus palabras como si fuera ahora: “…esto va a hacer como tu biblia en la cocina, y créeme que te salvara la vida en más de una ocasión…”. Ufff, cuanta razón tuvo!

Debo confesarles que a la receta original le hice algunos cambios, no hay nada que me divierta más en la cocina que experimentar; se los recomiendo, usen su imaginación y sustituyan ingredientes por otros que ya conocen y les gustaría saborear en el plato

Qué van a necesitar? Tarán, tarán, tarán….

Alrededor de 3lb de carne de pollo deshuesada

1 cebolla grande (yo no tenia, así que la sustituí por cebolla deshidratada, 3 cucharadas)

1 ají pimiento grande (cortado en cuadritos pequeños o en tiras)

4 dientes de ajos (aplastados y luego cortados en cuadraditos pequeños)

¼ de lata de puré de tomate de 6 oz

1 cucharada de sal (o sal al gusto)

¼ de cucharada de comino

¼ de cucharada de orégano

¼ de cucharada de pimienta (molida al momento si es posible)

1 hoja grande de laurel

¼ de cucharadita de pimentón o bijol

¼ de taza de aceite de oliva

¼ de taza de aceitunas (no tenia este ingrediente, asi que tuve que prescindir de el)

¼ de taza de alcaparras

¼ de taza de pasas (no tenia pasa en casa y las sustituí por arándanos/cramberry secos)

2 tazas de vino seco (el que utilice en esta receta viene mezclado con vinagre, pensé que seria perfecto para darle el punto correcto de acidez al plato, ya que no tenia limón)

1 lb de papas peladas y cortadas en cuadrito (yo preferí cortarlas en rodajas de 1cm y luego a la mitad)

 2 tazas de agua

jugo de limón

La razón por la que tuve que prácticamente madrugar fue porque necesitaba hervir el pollo para luego desmenuzarlo. Afortunadamente tengo una olla de presión eléctrica y este paso solo me tomo 15 minutos. Mientras el pollo se iba ablandando dentro de la olla con el laurel incluido, fui teniendo listo el ajo, la cebolla y el ají.

Desmenuzado el pollo, calenté el aceite de oliva en una sartén plana, y comencé a sofreír los condimentos ya cortados. Una vez que los condimentos comiencen a dorarse (cuidado no los quemen, esto le da un sabor amargo al plato) ya pueden echar el pollo, y seguir sofriendo.

Vamos rociando el comino, orégano y la pimienta, hasta que el  pollo comience a dorase. Agregamos el vino seco. Cuando el vino seco se haya evaporado un poco, agregamos el puré de tomate, bijol, papas cortadas y el agua. Ajuste la sal.

Notarán que el platillo esta listo cuando las papas se hayan ablandado, de lo contrario pueden ir agregando agua hasta que logre el punto de cocción. En mi caso preferí dejar el fricase de pollo sobre lo cremoso, ya que los acompañantes que tenia eran coliflor, zanahoria al vapor  y ensalada de verduras frescas; pero ustedes pueden dejarlo con más salsa si prefieren acompañarlo con arroz blanco o viandas.

Ya yo probé el mío, quedó delicioso! Cómo les fue a ustedes? 😉

Pan Francés

Al levantarme hoy me di cuenta que no había pan en el estante para preparar un rico desayuno a mi esposo y a mi. Pensé que entonces era el momento de hacer esa receta de baguette que hacia tanto tiempo me estaba esperando colgada en la puerta del refrigerador. En realidad ya me venía preparando para este día hacia casi como un mes atrás. Había colectado todos los ingredientes y herramientas según iban apareciendo, por ejemplo, me había comprado una pesa de 3kg/7lbs (me la debía hacia tiempo), por solo 3.95 en “Red White and Blue Thrift Stores” en el Flamingo Plaza de Hialeah. Lo tenia casi todo listo, solo me faltaba el extracto de malta que no aparecía por ningún lugar, gracias a mi amiga y excelente chef de la cocina japonesa, Aliett Kramer, que al hacerle el comentario me dió las coordenadas perfectas de dónde encontrarla. Acá les dejo la lista completa de todo lo que se necesita para deleitar en casa estos ricos pancitos.

foto por Yeny Dguez

-Harina de trigo para panes (aunque pueden también usar la de todo propósito) 1.25 kg

-Levadura Seca 15g

-Sal 30g

-Extracto de malta (se puede sustituir por azúcar si les pasa como a mi que fue una odisea encontrarla) 1 ¼  cucharadita

-Agua a 37°c (tibia) ¾ de litro

Teniendo todo listo me lance a la primera aventura del día. A amasar pan como toda buena panadera!

Lo primero es cernir la harina dentro de un recipiente amplio para luego poder mezclar con comodidad todos los ingredientes. Seguido, se le riega la sal por los bordes de la harina dejando un hoyo en el centro. La razón por la que debemos hacer esto es para evitar el contacto directo de la levadura con la sal, eso puede demorar el proceso de fermentación de la masa.

Mientras tanto, en un recipiente pequeño de cristal mezclamos 100ml de agua con el extracto de malta y la levadura seca, revolvemos y dejamos descansar alrededor de 20 a 25 minutos al costado de una hornilla encendida a fuego bien lento, para mantener la levadura tibia y ayudarla a crecer aproximadamente la mitad de su tamaño.

Estando lista la levadura, la vertimos sobre el hoyito que dejamos en el centro de la harina cernida y revolvemos con una cuchara de madera o plástico. Agregue poco a poco los ¾ litros de agua tibia, evitando tocar los bordes con sal. Cuando la masa comienza a ponerse espesa, ya podemos amasar con las manos todo lo que esta dentro del recipiente.

Enseguida que la masa esté suave y consistente la pasamos a una superficie plana para amasar con el rodillo o las manos durante 15 minutos; no desperdicie cualquier residuo de harina que se haya quedado en el recipiente, se le puede ir incorporando al boyo de harina mientras vamos amasando. La masa no puede quedar muy blandita porque después se pone muy difícil de trabajar, agregue mas harina de ser necesario si la encuentra aun pegajosa.

foto por Yeny Dguez

Cuando logre una consistencia lisa, la dejamos descansar dentro del mismo recipiente que habíamos usado anteriormente y tapamos con una tela hasta que aumente el doble de su volumen. Colóquela al borde de la hornilla como mismo habíamos hecho con la levadura para que se mantenga tibia durante 45 minutos.

foto por Yeny Dguez

La sacamos y volvemos a amasar un poco, la regresamos nuevamente a descansar hasta que vuelva a doblar el volumen. Esta vez el tiempo de reposo será menor.

foto por Yeny Dguez

Una vez terminada de crecer cortamos bolitas de alrededor 125g. Usando el rodillo, aplanamos cada bolita dándole el largo que deseamos para el pan, luego las enrollamos por la parte mas ancha y dejamos reposar en una bandeja de hornear a una distancia de 2 pulgadas de separación. Le pueden hacer unos pequeños cortes transversales encima a modo de decoración.  Con esta medida que les he dado salen alrededor de 15 panes. Maravilloso, cierto? Es una buena forma de ahorrar dinero, pues le voy a explicar como congelar los panes que no vaya a utilizar y consumir igual de frescos en otra ocasión.

Tapemos ahora las bandejas con una mantita de tela y dejemos reposar 20 minutos. Precaliente el horno a 400°F o 200 °C, y hornee los panes sobre la rejilla más alta por 12 minutos solamente, así quedaran semicocidos y listos para almacenar en el congelador dentro de una bolsita plástica sellable. Ah!, muy importante, mientras hornee, coloque una bandeja con agua en la rejilla inferior del horno para mantener la humedad necesaria. Si desea consumir al momento, solo déjelo unos minutos mas al horno hasta que se dore. Uhiiii, mientras escribo las ultimas líneas se me hace la boca agua, ahora los dejo que ya mis pancitos me llaman!

Foto por Yeny Dguez. Todos los derechos reservados.

Me pueden escribir si tienen alguna duda 😉 SUERTE!